Podcast # 24: Mercedes Araujo

Mercedes Araujo (Mendoza, 1972)
Dicta talleres de escritura creativa en la UNA y es profesora de Derecho ambiental y Derecho de la cultura y el patrimonio. En el libro Todo lo que deba ser transparente, será transparente, acompaña con sus fotografías los poemas de Patricio Torme (Ed. Palabrava, 2020). Sus poemas forman parte de varias antologías, entre otras, Poetas argentinas, 1960-1980 (Ediciones del Dock) y Perras y Amor, de la Colección Prismática de Ed. En Danza.

Poesía
Así es el fuego, La Plata, Club Hem, 2018
La isla, Buenos Aires, Bajo la luna, 2010 (Tercer premio en poesía FNA)
Viajar sola, Buenos Aires, Abeja Reina, 2006
Duelo, Buenos Aires, Ediciones en Danza 2005
Ásperos esmeros, Córdoba, Ediciones Del Copista, 2005

Audiolibro
La sed y el agua (antología), MendozaEnCasa, 2020.

Narrativa
La hija de la Cabra, Buenos Aires, Bajo la Luna, 2012 (Primer premio novela FNA)
…………….
Todos los poemas pertenecen a La isla (Bajo la luna, 2010).

Podcast # 23: Silvio Mattoni

Silvio Mattoni (Córdoba, 1969). Publicó los libros de poemas: El bizantino (1994), Tres poemas dramáticos (1995), Sagitario (1998), Canéforas (2000), El país de las larvas (2001), Hilos (2002), El paseo (2003), Poemas sentimentales (2005), Excursiones (2006), El descuido (2007), La división del día. Poemas 1992-2000 (2008), La chica del volcán (2010), La canción de los héroes (2012), Avenida de Mayo (2012), Peluquería masculina (2013), El gigante de tinta (2016), Caja de fotos (2016), Tanatocresis (2018) y La buena suerte (2020). Los ensayos: Koré (2000), El cuenco de plata (2003), El presente (2008), Bataille. Una introducción (2011), Camino de agua (2013), Muerte, alma, naturaleza y yo (2014), Música rota (2015), Tekhné (2018), ¿Qué hay en escribir? (2021) y La extensión más sutil (2021). Los diarios Campus, en 2014, y Capturas, en 2021. Tradujo libros de Bataille, Bonnefoy, Catulo, Pavese, Duras, Michaux, Ponge, Quignard, Marteau, Valéry, Mallarmé, Artaud, Desnos y Diderot, entre otros. Recibió, entre otros, el Primer premio de Ensayo del Fondo Nacional de las Artes en 2007 y 2012, la Beca Guggenheim en 2004 y el Segundo Premio Nacional de Poesía en 2019. Da clases de Estética en la Universidad Nacional de Córdoba y es investigador del Conicet.
………………………………………………………………………………………………………….
«La palabra verano» pertenece al libro Gracias verano.

Una belleza hiriente y dorada

Sobre “Un corazón atravesado por una flecha flacucha y sangrienta” (Promesa editorial, 2022), de Clara Del Valle.

Por Gabriela Pignataro

¿Se escribe para conocer el reverso de las formas o para inventar esa palma invisible? Escribir es fundar: la tierra después del vacío, el temblor del desastre, la suavidad bajo el sol. En el primer poemario de Clara Del Valle se despliega un paño de revelaciones: como esos paisajes que, en la lejanía, verdes, hacen fulgurar las pequeñas luces extrañadas en la intemperie. La revelación no es siempre un facón plateado en la negrura o el gran estallido, sino, más bien, un breve destello, la dentellada mínima sobre una superficie tersa. Poemas que gravitan el artificio del lenguaje: la traducción inexacta de la experiencia, las convenciones y convulsiones sobre el Eros y el deseo. ¿Cómo escribir otro manifiesto sensible, en una época prescriptiva, hasta sobre los propios cuerpos? ¿Se puede desear sin el espejismo, la ilusión, sin un lenguaje que erosione los bordes de las distancias?

Una belleza hiriente y dorada, son los poemas que desafían la demolición, la casa y el recuerdo, el lento desplome después del amor: las paredes y sus señas, los objetos rotos, la maleza y la flor, las palabras y las cosas, siempre un mapa. Hay una torre que se cae, se escombra verso a verso y se vuelve llanura de restos y pequeños tesoros ¿Con qué materia preciosa quedarse y cuál arrojar al baldío de lo que ya no se habita? La respuesta está en el ritmo vital de una lengua que se atreve a palpar el tiempo destemplado y canta: Vas a sembrar el tiempo de la sombra / Voy a cosechar el fruto, el beso, el abrigo / y la hiedra.

“Un corazón atravesado por una flecha flacucha y sangrienta” nos descubre una voz poética que construye su fuerza desde la pequeña insurgencia, como las flores, como la hiedra.


Selección

CONVERSACIÓN EN EL PARQUE

                                                                                  A Tamy y a Pocher

Entre el deseo y los cuerpos 
hay signos, tratados y notas al pie. 
En los anaqueles de la historia erótica 
se acumulan enmiendas, tachaduras frenéticas 
donde el cuerpo, el papel, la lengua y hasta la mirada 
resultan ilegibles de tan borroneados. 
Ya casi no queda lugar para trazar lo nuevo 
y dibujar una flor en el margen 
o un corazón atravesado por una flecha flacucha y sangrienta. 
Tal vez nos quede escribir 
instructivos sobre el disfrute de las propias cuerpas, 
entregarlos prolijamente al pie de la cama, 
como se entrega el programa de una representación 
absurda a cambio de nada. 
En rojo, un aviso: “De succionar con demasiada presión las tetas 
o encarnizarse en la apertura olímpica de nalgas, 
será sancionado con todo el peso de la ley mil y pico, inciso 
[nosécuánto                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                            
o en su defecto con una mirada penetrante, tal vez triste, usted [elija.” 

De este lado yace un cuerpo en su máxima tensión 
un papiro manoseado y valioso 
una hoja que tiembla mucho antes de que la toque el viento.


*

OFICIO

alguien pronuncia mi nombre
soy una demolición en suspenso
José Sbarra

Esa mañana oí caer
la pared que levantaste 
con más fe que certeza
pacientemente hace años.

Colocaste ladrillo sobre ladrillo
a veces alguna piedra 
que emparejara un terreno virgen.
Te entregaste a la tarea del constructor
el que gana en visión
gracias al oficio de construir
edificios sólidos para cuerpos frágiles. 

Cuando la creíste terminada
colgaste de ella adornos y promesas.
“Hay una herida aquí, un espejo allá:
todo está en su lugar.”

Una mañana de septiembre, 
el aullido de los perros: el sismo.
Las grietas tomaron la forma de una raíz enorme.
Fui testiga de las patas del gorrión posándose al alba 
en lo alto,
           del estruendo sordo,
           de la montaña recién nacida. 

–¿y qué hacemos ahora con tanta ruina salvaje? – me preguntaste
de rodillas frente al derrumbe.
Lloraste
y no sabía si por la pared o el pájaro. 
Ya no importaba.
Nada encaja otra vez en su lugar.
Las piezas ahora parecen dinamita fresca.
–Hay que alejarse – decís – 
algo late bajo los escombros 
y el suelo me marea. 

Te sigo hasta donde permiten mis piernas.
Vas a buscar otro terreno en desnivel, 
vas a trazar un plano oblicuo, 
vas a emplear hierro, adobe, barro, 
plantas, vidrio, cemento
en tu nueva fortaleza. 
Vas a pedir ayuda, 
vas a saber de otros temblores
y de las caídas y los derrumbes.
Vas a sembrar el tiempo de la sombra.
Voy a cosechar el fruto, el beso, el abrigo y la hiedra. 

*

EL NACIMIENTO TRÁGICO

El nacimiento trágico de la mariposa 
fue anidar meses en su capullo 
bajo la lluvia el frío la helada y el sol 
en una esquina del jardín
bajo el limonero.
Fue camuflarse durante meses 
parecer otra cosa muerta 
una basura olvidada
para no sugerir belleza y magia.
Nada ni nadie debía sospecharla.

El nacimiento trágico de la mariposa tigre fue
decidir nacer una mañana de septiembre
a la vida al sol al calor a volar 
fue romper el capullo lentamente
mostrarse envidiable única amarilla y negra.
Fue encontrarse cara a cara
con la mirada verde y rapaz del gato blanco 
que no permite que nada 
ni nadie
en ese jardín viva o muera sin su consentimiento.

El nacimiento trágico de la mariposa 
fue ahí en ese instante
en el que la pata blanca decidió destrozar sus alas
sus ansias enhebradas por meses
su belleza hiriente y dorada.

Clara Gabriela del Valle es poeta, editora y docente. Coordina, con su tocaya viceversa, Gabriela Clara Pignataro, los talleres y clínicas de obra de Bajo la araucaria. Los feriados sube a las montañas de Mendoza a darle revancha a la metáfora. Este es su primer libro de poemas.

Contactos:

@lareina_de_lxs_lagartxs

delvalleclaraletras@gmail.com

FESTIVAL A LA INTEMPERIE

LEEN:

Daniela Bastías (Tupungato, Mendoza), Nicolás De La Vega (Tupungato, Mendoza), Alejandra Pipi Bosch (Arroyo Leyes, SantaFe), Devenori (Tunuyán. Mendoza), Leo Pedra (Mendoza), Maite Esquerré (San Luis), Claudio Rosales (Mendoza), Sabrina Barrego (Mendoza), Cruz (Mendoza), Alías (Mendoza), Clara Del Valle (Maipú, Mendoza), Franco Funes (San Luis) y Kuamboka (Chile).

PERFOMANCE:

Pablo Grasso & Carolina Simón (Mendoza) y Perro mirando al helicóptero (San Rafael, Mendoza).

TOCAN:

Juli Laparra (Luján de Cuyo, Mendoza), Sabrina Barrego & Tulpa (Mendoza), Rubí Monroys  (Mendoza-Chile), Kari Villalba (Mendoza), Kuamboka (Chile), Juan Breccia (Mendoza), Dj Ciruja (Mendoza) y Olifanteh (Mendoza).

CHARLA:

NO SEAS BASURA, por Alejandra Pipi Bosch de Ediciones Arroyo: La basura que sacamos de nuestras casas es nuestra. Por lo tanto, cada vez que llenamos una bolsa y la ponemos en la vereda, sin culpas, estamos siendo irresponsables. Pensemos en este acto cotidiano y repensemos nuestra relación con el consumo y la basura. Pensemos estrategias para modificar esta conducta poco solidaria con el ambiente. Cuando decimos, SALVEMOS AL PLANETA, qué estamos diciendo? A pensarlo!!!

VISUALES:

Claudio Rosales, Carolina Simón y Ludovico Zapata.

FERIA EDITORIAL:

Ediciones Arroyo (Santa Fe), El andamio (San Juan), Garúa (Mendoza), Pendragon (Mendoza), Ojito diario (Mendoza), Cosoconcosas (Mendoza) y La fanzinera del sur (Mendoza).

GRÁFICA Y ARTESANÍA:

@the_cirujas

@nomadataller_artes

@mochilasmo79 

@claudioferreyrabarro

@candela.calvin 

@cosoconcosas

TAROT

@barbaritadiamante


-LINE UP-

VIERNES  4/2 a partir de 19 HS.

LA MERCEDES (Laprida 694,Tupungato.)

Charla NO SEAS BASURA por Ediciones Arroyo.

LEEN:

Daniela Bastías (Tupungato, Mendoza).

Nicolás De La Vega (Tupungato, Mendoza).

Alejandra Pipi Bosch (Arroyo Leyes, Santa fe).

TOCAN:

Juli Laparra (Luján de Cuyo, Mendoza).

Sabrina Barrego & Tulpa (Mendoza).

SÁBADO 5 /2 a partir de 20 HS

LOS DOS AMIGOS CULTURAL (Av. San Martín y Maipú, Mendoza Capital).

LEEN:

Devenori (Tunuyán, Mendoza).

Clara Del Valle (Maipú, Mendoza).

Leo Pedra (Mendoza).

Maite Esquerré (San Luis).

Claudio Rosales (Mendoza).

Sabrina Barrego (Mendoza).

Alejandra Pipi Bosch (Arroyo leyes, Santa Fe).

TOCAN:

Rubí Monroys  (Mendoza-Chile).

Kari Villalba (Mendoza).

Kuamboka (Chile).

Juan Breccia (Mendoza).

Dj Ciruja (Mendoza).

DOMINGO 6/2 a partir de 20 HS.

LOS DOS AMIGOS CULTURAL (Av. San Martín y Maipú, Mendoza Capital).

LEEN:

Cruz (Mendoza).

Leonardo Agustín Alías (Mendoza).

Daniela Bastías (Tupungato,, Mendoza).

Franco Funes (San Luis).

TOCAN:

Perro mirando el helicóptero (San Rafael. Mendoza).

Olifanteh (Mendoza).

Dj Ciruja (Mendoza).

PERFOMANCE:

Pablo Grasso & Carolina Simón (Mendoza)

FERIA EDITORIAL y +

@the_cirujas

@lafanzineradelsur

@ediciones.arroyo_editorial

@nomadataller_artes

@garualibros

@libreria_pendragon

@mochilasmo79

@claudioferreyrabarro

@candela.calvin

@cosoconcosas

@elandamioediciones (San Juan)

ojitodiario

TAROT

@barbaritadiamante

FLYER

@le.bullo

Podcast​​ # 21: Marisa Godoy

Marisa Godoy (1968- Otoño). Nacida en San Martín de los Andes (Nqn), ciudad en la que vive. Es docente, escritora y Especialista en Lectura, Escritura y Educación (Flacso).
Ha coordinado talleres de escritura en SMA y en ENTREPALABRAS (Escuela de escritura online).
En 2018 publicó Anfibia (Ediciones De La Grieta).
Ha participado en las antologías: La última palabra es del viento (2019); Luna de Pájaros (2020- Córdoba); Poetas por el Derecho al Aborto Legal. Antología Federal (2020); Nos queda el mundo (2020 versión digital y próximamente en papel)
Forma parte de la Colectiva de Escritoras Patagónicas.
Está trabajando en la publicación de su próximo libro El pez en la ventana (Ediciones De La Grieta)
………………………………………………………………………………………………………………
«Mudar de piel» y «Escribir», Anfibia, 2018.
«Surcos» y «Acaso las huríes» de Nos queda el mundo (antología Escritoras Patagónicas, Casa SMA).
«Hebras» y «Gota/s» de El pez en la ventana (2021, próxima publicación en Ediciones De La Grieta).

Runrunes y redes en pandemia

Algunas reflexiones sobre poesía y escucha

Por Valeria Cervero

Retomo algunas líneas que compartí en una red social hace varios meses en torno al vínculo entre poesía y escucha. En esa oportunidad ponía mi atención en las redes de distinto tipo que se fueron multiplicando durante la pandemia, como contrapartida a los egoísmos que también nos rodean, y hacía hincapié en que, más allá de las limitaciones que puedan tener, esas redes constituyen puntos de partida para encontrar nuevas posibilidades.

Entre estas últimas, una que se me presentó un poco antes de la pandemia, pero con la que me involucré mucho más durante 2020, es la del aprendizaje del ZhiNeng ChiKung.[1] Por un lado, porque me ayuda en la búsqueda de un equilibrio corporal-mental (o al revés), pero además porque, como práctica basada en la teoría de la completud HunYuan,[2] encuentro en ella una relación con la poesía como forma de percibir el mundo y de escuchar.

La cuestión de la escucha es algo que me viene convocando desde hace bastante tiempo. Y justamente en los días del posteo que dio pie a este escrito, el poeta Osvaldo Bossi hizo público un texto en el que afirmaba que “la poesía no es autoexpresión”, y hablaba del “oído biónico” del poeta, esa “antena fabulosa que capta todo y de todo se alimenta”.[3] Al leerlo no pude dejar de recordar el poema de Gianni Rodari “Un signore maturo con un orecchio acerbo”, que copio en la traducción de Fabricio Caivano:

Un señor maduro con una oreja verde

Un día, en el expreso Soria-Monterde,
vi subir a un hombre con una oreja verde
.

Ya joven no era, sino maduro parecía.
salvo la oreja, que verde seguía.
Me cambié de sitio para estar a su lado
y observar el fenómeno bien mirado.

Le dije: Señor, usted tiene ya cierta edad;
dígame, esa oreja verde, ¿le es de alguna utilidad?
Me contestó amablemente: Yo ya soy persona vieja.
pues de joven solo tengo esta oreja.
Es una oreja de niño que me sirve para oír
cosas que los adultos nunca se paran a sentir:
oigo lo que los árboles dicen, los pájaros que cantan,
las piedras, los ríos y las nubes que pasan;
oigo también a los niños cuando cuentan cosas

que a una oreja madura parecían misteriosas…

Así habló el señor de la oreja verde
aquel día, en el expreso Soria-Monterde
.[4]

El poema de Rodari nos lleva a pensar en la escucha que permite descubrir las voces de lo que en general creemos que calla, incluso dentro de nosotrxs mismxs (y con esto, espero que se entienda, no estoy contradiciendo a Bossi en la frase antes citada).

La escucha es un tipo de experiencia en la que estuve involucrada especialmente en los últimos dos años como parte de una construcción colectiva que nos implica a muchxs. Tal vez por eso surge esta inquietud por reflexionar sobre esa práctica y sobre las realidades que puede abrir en sus distintas vías. Y lo primero que me interesa destacar es que la escucha va siempre asociada a un vínculo:[5] con alguien; con algo; con otra parte del universo externo o interno, que en cierta medida son lo mismo. A veces sentimos que ese universo nos aplasta o se vuelve tan oscuro, tan pasto seco, que casi resulta imposible todo, y llegar a decir parece inviable o inútil. Salir de esa realidad puede resultar un trabajo titánico, aunque es posible. Y en esa posibilidad justamente cumplen un rol la escucha y la irrupción de una voz. Claro que no hablo sólo de una terapia, sino de todo lo que movilizamos en el mundo cuando intentamos dar ese salto, en el que la poesía puede ser fundamental.

En una antología sobre poesía y locura que fue elaborada de manera colectiva por integrantes de la Biblioteca Virtual,[6] la poeta Eugenia Simionato, a cargo del prólogo, cita a Ivonne Bordelois: “En nuestra vida, superamos ciertas crisis o pasajes oscuros o muertes, simplemente porque el recuerdo –a veces inconsciente– de algunos grandes poemas nos sostiene”. Y agrega Simionato: “Tomo prestadas estas palabras de la escritora, porque me pareció oportuno resaltar la función que tiene la palabra para sostener el universo de la mente que también sufre derrumbes innombrables. Lo que se desvía, lo que hace surcos, encuentra un hogar en la poesía que jamás podrá padecer el encierro en categorías o etiquetas de salud mental”.[7] De alguna manera se trata de la planta creciendo en el hueco en la pared destinado a guardar un secreto.[8]

Paralelamente a esta idea de la poesía como sostén o como brote (en su forma vital), considero que no hay poema sin voluntad: voluntad de crear una dimensión que no existía con anterioridad y que se funda justamente en ese escuchar otras voces.[9] Zoë Skoulding apunta: “La escucha podría considerarse el reverso del poema, la recepción silenciosa que enmarca la expresión lingüística”, pero la escucha también “se infiltra en el poema, determinando su composición, su forma y la relación con el lector”.[10] Y no existe poema (ni escucha) si no podemos creer. Claro que esto va más allá de estar de acuerdo con, o de qué hagamos después con lo escuchado. Es verdad que a veces toda la voluntad del mundo no alcanza, y también que el sostenernos hoy no nos da garantía de llegar a hacerlo mañana. Pero el mañana puede ser miles de ficciones diferentes, así que elegir el hoy puede permitirnos creer en la versión que queramos. Y cuando digo versión, pienso también en la forma de traducir el mundo, en la “oreja verde” en la que aquel nos susurra todo el tiempo, en la “pequeña voz del mundo” con la que la poesía habla.[11] Las formas que encarnemos para ello serán diferentes para cada unx. Así como las etiquetas otorgadas desde una supuesta “normalidad”, si bien a veces pueden servir para aproximarnos a alguna ayuda, son solo eso: etiquetas. En estos tiempos en los que ha quedado en evidencia que, en muchos sentidos, no hay ninguna buena normalidad a la cuál volver, tal vez sea el momento de reinventar además los caminos (en los) que creamos para poder seguir, escuchar, encontrar una voz.


[1] Las prácticas de ZhiNeng ChiKung que sigo son coordinadas por Valeria Iglesias y tuvieron también su forma virtual y accesible durante el período de aislamiento social. Dejo el enlace al video de una de ellas que puede servir como vía introductoria para quien se interese en saber en qué consisten: https://www.instagram.com/p/CBynl0AA

[2] La teoría de la completud Hunyuan reúne los principios de la vida y del universo desarrollados por el doctor Pang Ming para el aprendizaje del ZhiNeng ChiKung (o ZhiNeng QiGong). Están planteados en su libro Teoría de la completud HunYuan. El fundamento de la ciencia del QiGong.

[3] Enlace al texto completo de Osvaldo Bossi:  https://www.facebook.com/osvaldo.bossi.14/posts/3575165062498487

[4] Poema incluido en Con ojos de niño, de Francesco Tonucci (Barcanova, 1987). El siguiente es el texto del poema de Gianni Rodari en italiano: “Un giorno sul diretto Capranica-Viterbo/ vidi salire un uomo con un orecchio acerbo.// Non era tanto giovane, anzi era maturato/ tutto, tranne l’orecchio, che acerbo era restato./ Cambiai subito posto per essergli vicino/ e potermi studiare il fenomeno per benino.// Signore, gli dissi dunque, lei ha una certa età/ di quell’orecchio verde che cosa se ne fa?/ Rispose gentilmente: –Dica pure che sono vecchio/ di giovane mi è rimasto soltanto quest’orecchio./ È un orecchio bambino, mi serve per capire/ le voci che i grandi non stanno mai a sentire./ Ascolto quel che dicono gli alberi, gli uccelli,/ le nuvole che passano, i sassi, i ruscelli./ Capisco anche i bambini quando dicono cose/che a un orecchio maturo sembrano misteriose.// Così disse il signore con un orecchio acerbo quel/ giorno, sul diretto Capranica-Viterbo”. A continuación, otra versión en español en la voz de Gaia Gordín para Minuto Poeplas, lecturas de poesía para las infancias durante el período de ASPO: https://youtu.be/B0VjIFHgrfs

[5] En el texto “Los cuerpos desterritorializados: un ensayo sobre la escucha”, la poeta galesa Zoë Skoulding se detiene en el libro A la escucha, de Jean-Luc Nancy, y sostiene que dicho autor “enfatiza ‘l’écoute’ como un medio para dirigir la atención hacia el mundo. ‘Escuchar es tendre l’oreille –literalmente, extender la oreja–, expresión que evoca una movilidad particular entre los aparatos sensoriales del pabellón auricular del oído; una intensificación y una preocupación; curiosidad y ansiedad…’” (Festival Internacional de Poesía de Medellín, enero de 2020, en línea: https://www.festivaldepoesiademedellin.org/es/Festival/29/Skoulding/).

[6] Grupo de Facebook que fue creado por la poeta Selva Dipasquale en abril de 2020, durante el período de aislamiento social por la pandemia de Covid-19, y que se volvió masivo rápidamente. Poco tiempo después ya era un “colectivo/grupo de personas que trabajan, participan y organizan de manera voluntaria, gratuita y comprometida la generación de todas y las diversas actividades culturales y sociales que se difunden en el espacio”. Su objetivo es “compartir libros de poesía, narrativa, ensayo y arte siempre que se encuentren liberados en Internet o sean de autores contemporáneos que autorizan su circulación en las redes bajo esta modalidad”; también “organiza lecturas en vivo, presentaciones y otras actividades literarias grupales sin fines de lucro” (https://www.facebook.com/groups/196141278615955/about).

[7] La antología lleva como título un verso de Marisa Wagner: Me construyo un girasol. Poesía y locura, obra colectiva de la Biblioteca Virtual, compilación de Daniel Grozo, prólogo de Eugenia Simionato, ilustraciones de Colifato Ilustrado (Damián Scokin). Puede descargarse libremente desde: https://www.facebook.com/groups/223694338736444/permalink/266052651167279/

[8] Vuelvo una y otra vez a la última escena de la película In the mood for love, de Wong Kar-Wai: https://youtu.be/iduIeakdxrs         

[9] Dice Jean-Lu Nancy: “… una ‘voz’: hay que entender con ello lo que suena en una garganta humana sin ser lenguaje, lo que sale de un gaznate animal o de un instrumento cualquiera, e incluso del viento entre las ramas: el murmullo para el que aguzamos el oído, o al que prestamos oídos” (A la escucha, traducción de Horacio Pons, Buenos Aires, Amorrortu, 2007).

[10] Zoë Skoulding, art. cit.

[11] Y podemos agregar, con la que “le poeta es hablade”. Dice Diana Bellessi en una entrevista alrededor de su libro de ensayos La pequeña voz del mundo (Taurus, 2011): “El poeta es hablado. Que el yo es otro es eso: uno es hablado por otros” (“Viva voz”, entrevista a Diana Bellessi por Paula Jiménez España, en suplemento “Las12”, Página/12, 6/1/12, en línea: https://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/las12/13-6981-2012-01-06.html)

El duelo objetivo y otro poema

Por Claudio Rosales

                                                                                                                                 
                                                                                                                                                                                
el duelo objetivo


cada poema
un talismán

un predador del llano
una poeta intimista
un conejo de granja

cada poema
eso

un pionero del vino
una rima oscura
un título claro

cada poema
una llave

una pared quemada
un galpón de linyera
una esvástica tachada

cada poema
eso

una grieta sectorial
un cerdo contestatario
una moda antigua

cada poema
un viejo

colado
en la fila
del mercado

cada poema
aduce

sobrecarga
laboral 
como cajera

cada poema
eso

solo.






una maldición al neoliberal (frag.)



          que tu oleada de novedades 
          se diluya a la luz del Sábado

          que a tus consignas 
          las derrumben topadoras  
 
               un kirchnerista moderado no es
                     nunca un peronista racional 
 
 

          que nadie te nombre más
                         que tu jardín sea 
               olvidado y 

          que Comités de Emergencia
               llenen de azafatas brígidas
                         tu insomnio
            
          que indolentes y racionales
               poetos te imiten 
           y el tiempo no tenga
                           kairós para vos

          
           que nunca cuente
          que te conocí
              refugiado bajo un puente


                   que tía Elsa te deje
            mensajes en la contestadora
          que te visite Richard, el tullido

           
          y jamás te acostumbres
          a lo que no es tuyo


            que siempre estés
              escondido disfrazado
                      de la Memoria

               que tiembles al oír
          “su lujosa locución
              original de indomable” (A.V.)



             que esperes hostil hosco
                          de trato difícil a 
                 Rubén Stagliano, el bufarra


              que pensiones y deptos
                del Centro  me echen
                   que Lancelot me pague

           que un mulero me venda
             libros rancios pero que no
                           tengás revancha

            que analfas y porigueros
               te usen de avatar
                            
               que se caiga Internet
               no hoy mañana
                  que no se caiga

             que un francotirador
               te tenga en la mira
               desde el hotel Astral


            que gente como vos
                opresores totalitarios
             sientan la mera nostalgia 
 
             que Ánimo y Consuelo
                no alcancen para 
                 asistirte
                  que te mientan tus mujeres
                 y tus hijas se arrepientan

                   por trueque mental
                       o por distintos pactos
                  con los ángeles y
             
             que el estilo de la época
               y el lugar no se te revelen
                por yuta salchicha.

                           ...
               
                     cuando el quiosquero
                          contó el dinero
                             va a cerrar y yo no              
                                    la voy a terminar
                           maldito neoliberal.

  

2021