variaciones sobre Las Heras

Comentario poético a «Las Heras y otros poemas» (Camusu, 2020), de Claudio Rosales

Por Maite Esquerré

limbo lasherino


siempre van
los oscuros habitantes de provincia
entre frontera zanjón
mueven sus cuerpos 
escarceos amorosos 
divagaciones
sobre un mar que no se ve

como una polvareda los nombres pasan 
fantasmas se reconfiguran
junto a otros polvos
polvo de polvo el vino en la boca 
cepas de américa
la palabra puntazo herida que no cesa

tan distintos a la rigidez 
son arbustos
suavizados por la ternura barrial 
son el agua
que necesita la tierra seca
-qué manía
querer explicar la sequedad 
la soledad
de los cuerpos lo insoportable 
el desierto

destellos de la siesta 
donde la tierra centellea 
y te fulminan
los ojos del Matuasto

conversaciones disueltas 
entre el polvo la ausencia 
de límite la aridez

silencios que
esquivantes 
arman lenguaje
palabritas achaparradas
 
caldén retortuño chañar
molle piquillín jarilla, te acordás?

cortaste una rama
para mí la puse en el baño 
durante un tiempo estuvo 
el olor de tus manos

el corte-

es fuerte el zonda de agosto 
no vamos a alardear del otoño 
en Mendoza dejemos
el regodeo a los turistas 
en Las Heras hay viajeros
figurantes siluetas de la sombra 
border buscas lumpenaje
en camisitas de Erdosain 
pucho bajo chopos chombi

tortita raspada en
la galería cutre y subterránea 
llegando a la terminal 
terminar de irse
es imposible
sueñan los tumberos 
con rumbear
adonde
–les parece desear
solo un espejismo 
una ilusión lasherina

ese poema sobre la pasión
que escribiste en el ala este 
de la terminal desde
donde salen
los bondis a Cacheuta
la palabra piringundín el pancho 
la Andes ya caliente
el pool del Gringo las bolsas 
reventándole el estómago
el merqueado cuerpo 
que la policía dejó 
esperanti la muerte
 
nunca seré policía 
los textos que tiran 
las pibas de la lepra
en bicis chiquititas que chetean 
a la distracción
no duermas, reina 
no hay que dormir 
me decís
y no despierto nunca de Las Heras.





cementerio de animales

tórrido mediodía en un baldío de Las Heras 
el sol te parte y fragmenta
vas un poco más adelante
remera negra la cabeza en negativa
 tu mano blanca y roja de apretar
la bolsa de consorcio
te sigo de atrás hacia el costado 
voy llorando despacito 
improviso una despedida
muriendo se resucita a la vida eterna 
así sea tenía chamuyo el Armando
no hizo falta dejarle una moneda 
para que Caronte lo cruzara
empezás a cavar con una convicción ancestral 
debajo de un aguaribay –o falso pimiento -
hasta el dolor busca la sombra
alrededor todo está quemado
acá los pibes vienen a paquear
te cae sudor y mugre desde la cabeza 
el cuello intuyo que también llorás 
la puta gravedad de la muerte
tenés la mueca deformada 
no voy a hacerme cargo
en la espesura del desierto lasherino 
el pensamiento se condensa
en el aire borro lo que digo
le dejo las flores que me regalaste anoche
la tierra pesa y las piedras interrumpen la sepultura 
estás arrodillado le tocás las orejitas
todavía tibias y con hormigas
frente al pozo renacen se nos mezclan 
otras despedidas la muerte
no tiene propiedad



claudio c. rosales nació en la provincia de Mendoza, en 1972. Integró las redacciones de las revistas de arte y literatura Bichobolita y La Leónidas. Entre los años 2006 y 2013 fue el editor y artista visual de la colección de peosía carbónico edic. Publicó en epoesía córner, 2005; las heras, 2008: wachi, 2013; los poemas de Tecnotronic, 2015.

minutas

Por Claudio Rosales

la historiadora diserta acerca de Arredondo 
en Mendoza
la archivista diserta sobre Arredondo en Mendoza
el ensayista diserta entorno a Arredondo en
Mendoza.





















el hijo de Sixto se llama Segundo
la hija de Luz se llama Candela.




















los afiliados se reúnen en la puerta de una obra
social
los antólogos se reúnen en la puerta de una
biblioteca

las empleadas se reúnen en la puerta del teatro
las hiphoperas se reúnen en la estación del 
Metrotranvía.















… esos perros parecen entender lo que les dicen.























el abogado desde un set de televisión pide una 
realidad alterna
la archivista desde un pasillo legislativo pide un 
diálogo plenario.






















el nueve goleador desaforado grita el gol
el gol que desafora no achica la diferencia
y lo mismo es goleada.

el técnico dice -el rival siempre busca el área.
























araña en la pared del baño    .   .   .  
fobia a las mayúsculas   .   .   .
sensible como los ojos al zonda   .   .   .







*
*
*










el historiador afirma que la patria son ellos
el historiado afirmaba que la patria era él
“que aunque nacido en Uruguay era un argentino”



















Zangrandi pasa en bicicleta 

Arabena pasa a pie

en auto pasa Grasso

en bondi Ortiz Bandes.



















estamos tomando una cerveza en un kiosko
estamos tomando otra cerveza en un kiosco
estamos tomando más cerveza en un kiosco.























el secretario de cultura incendia un museo
la secretaria de turismo incendia una bodega
luego pintan un mural latinoamericanista.






















el periodista escribe cuentos de terror y futbol 
zombi 

la cronista escribe cuentos de terror y
porno zombi.



















el Estado aplaude a los jugadores
el Estado atiende a los consensos.























no existe parecido en lo disertado 
por la historiadora y el archivista

no existe de parte del público duda
no existen descendientes de Arredondo.






                                                                                                                                                                     








… 




2021

Podcast#19:Alicia Silva Rey

Alicia Silva Rey nació en Quilmes, provincia de Buenos Aires, en 1950. Actualmente vive en Ezpeleta Este, provincia de Buenos Aires.
Publicó: La solitudine (Bs. As., CILC, 2009); (circa), Buenos Aires, Años Luz, 2014; Partes del campo(2015), Ediciones de la Eterna, Col. El carterista de Bresson, San Miguel de Tucumán- Buenos Aires, La mujercita del espejo (editada por primera vez en formato libro), Ediciones de la Eterna, Col. El carterista de Bresson, San Miguel de Tucumán – Buenos Aires, 2015; Orillos, editado en E-Book por Barnacle Libros, Buenos Aires, 2015 issuu.com/barnacle-book/docs/silvarey; El poder de unos límites , Buenos Aires, Barnacle Libros, 2019; En las vísperas del fin del verano, Colección Poetas Argentinas, Biblioteca de las Grandes Naciones, País Vasco, España, 2016. E-Book www.calameo.com/books/004541853be8997637bf2
………………………………………………………………………………………..
Los cinco poemas leídos pertenecen a El poder de unos límites. Buenos Aires, Barnacle libros, 2019.
………………………………………………………………………………………..
Voz: Sabrina Barrego.

de un verano al otoño siguiente

Por Claudio Rosales

I

como pensás que vas a morir

escribís que avanza la nada,

        que asoma la sombra.

sensible como los ojos al zonda

en la contradicción de comer

un escón con gusto a empanada.

es sábado y ya el miércoles pasó

tenés que estarte quieto

y no mover mucho el brazo,

el brazo está con vos.

II

era el fluir de la correntada

en el cauce seco

donde no se tocan

los puntos de las piedras,

en el monumento

ruina infame sostenida

por terrones y raíces

que de un momento a otro

ceden, y cae la historia

en menos tiempo

que lo previsto.

III

a veces lo que imaginás

no entender el ambiente

leer poesía poco frecuentada

y percibir mis poemas

como el contorno paisajista

que me hace ser quien soy

es solo lo que imaginas.

IV

en la severidad del paisaje

una monocromática nube agorea

sobre los espejismos del calor

que parecen derretir el asfalto

mis ideas son coartadas banales

tus sueños premoniciones oportunas

          cambio libros de esoterismo nazi

por libros de hechicería marxista.

V

Arenales tiene ventaja

recuerda el día de mañana

pero no vence

el río no corre

el tiempo no pasa

al Ignacio con su risa

las muchachas le regalan

sus torpezas en la chata.

VI

era el secano una toldería

de plástico negro

donde Macho Nafta

                y Pardo Chetto

sensibles al zonda

perciben la libertad

por cosas así y menos épicas

Orchata subió el Aconcagua

o editorializó contra los planes sociales.

VII

la imaginación de la novela

la imaginante novela

la imagen nihilista occidental

            araña en la pared

              la casa del Duende

               registro borrado.

la novelita de la democracia

la desocupada sin televisor

la rama epifánica en el epitafio

todo se nota.

Inédito, 2021

Genealogías y cartografías de autoras mendocinas

Por Sabrina Barrego

Se presenta una tentativa de genealogía y cartografía (en construcción) de autoras de Mendoza, tomando como período de tiempo textos producidos entre los ‘90 y la actualidad, ahondando en la diferencia entre esos conceptos y en el recorte como también la implicancia de los mismos en la escritura local y regional, pensando en un mapa federal dentro de la provincia. El abordaje del material se hace desde los estudios de género y del archivo de la revista La intemperie Mendoza (bibliografías y entrevistas a las distintas autoras) sumado a un comentario del trabajo de crítica literaria con una visión antipatriarcal.

Subrayado leído en la charla a partir de aportes recuperados y yuxtapuestos:

-Esta genealogía no es una lista de nombres sino presencias reales de escrituras plurales. No muestra ni esconde nada a priori. Está llena de agujeros como un cuerpo está lleno de órganos como parte de su funcionamiento.

-Dice Luciana Mellado: “Que cada lector(x) haga y deshaga los lados de esta poliédrica máquina según el umbral de sus órganos y su propia intemperie”.

-Esta reunión de voces muestra afinidades pero no busca la matrilinealidad ni los aires de familia entre los textos. Así podemos filiarnos con una mujer infértil como Alejandra Pizarnik, con una que parió fuera de la ley como  Alfonsina Storni o devenir guachas en la gauchesca (María Moreno).

-La tradición la entiendo hoy acá como el ser una con el lenguaje que nos compone, como el recorrido de palabras que compone a la humanidad, como el bien colectivo, la lengua materna que nos parió y nuestra potencia de perforarla.

-Lo nuevo: nada surge de la nada y ningún(x) hablante rompe el silencio universal, dice Elsa Drucaroff.

-Y la contemporaneidad como Elliot: todo lo que me toca. Dijo Odiseas Elitis: en la poesía como en los sueños nadie se muere.

-El armado de mi biblioteca como desobediencia “es la lesbiana que llevo adentro porque la buena hija es una yegua de tiro” (Rich-Woolf).

-Las tradiciones son selectivas.

-Y todo esto se organiza en torno a preguntas: ¿Literatura? ¿Escritura? ¿Literatura regional? ¿Literatura mendocina? ¿Tradición? ¿Nación? ¿Cosmos? Que se implican dialécticamente con el poder y sus fantasmas pero me niego a sembrar la raíz seca de la certeza.

-La patria es la infancia. Que cada lector(x) invoque las ficciones de paternalismos y parricidios que le sean propios familiares y necesarios.

-¿Qué monstruo vemos en el espejo? Que cada lector(x) se rasque donde le pique. Que cada lector cruce las fronteras y corte los alambres según su camino y su paso se lo permitan.

-El territorio que hoy presento es un recorte de la memoria espacio-temporal como escribe Josefina Ludmer: “no la memoria proustiana vivida en singular” sino como experiencia compartida una memoria del desierto donde todxs somos contemporánexs.

-Leo y escribo por deseo y necesidad contra la hostilidad general (no podría hacer otra cosa). Los poemas son oraciones dice Blok. Que cada lector(x) realice los ritos y herejías más cercanos a su santoral y su cosmovisión o sistema de creencias.

-La escritura de un lugar existe por quienes creemos en ella.

…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

Genealogías y cartografías de autoras mendocina, a cargo de Sabrina Barrego, escritora, poeta y co-editora de la Revista La Intemperie. Sábado 27 de marzo. 19 horas, Sala Anexo MMAMM (Parque Central), Mendoza, Argentina. Encuentro en el marco del Mes de las mujeres, lesbianas, trans travestis y no binaries y de la muestra “Escribiciones de pueblo”.

El duelo objetivo y otro poema

Por Claudio Rosales

                                                                                                                                 
                                                                                                                                                                                
el duelo objetivo


cada poema
un talismán

un predador del llano
una poeta intimista
un conejo de granja

cada poema
eso

un pionero del vino
una rima oscura
un título claro

cada poema
una llave

una pared quemada
un galpón de linyera
una esvástica tachada

cada poema
eso

una grieta sectorial
un cerdo contestatario
una moda antigua

cada poema
un viejo

colado
en la fila
del mercado

cada poema
aduce

sobrecarga
laboral 
como cajera

cada poema
eso

solo.






una maldición al neoliberal (frag.)



          que tu oleada de novedades 
          se diluya a la luz del Sábado

          que a tus consignas 
          las derrumben topadoras  
 
               un kirchnerista moderado no es
                     nunca un peronista racional 
 
 

          que nadie te nombre más
                         que tu jardín sea 
               olvidado y 

          que Comités de Emergencia
               llenen de azafatas brígidas
                         tu insomnio
            
          que indolentes y racionales
               poetos te imiten 
           y el tiempo no tenga
                           kairós para vos

          
           que nunca cuente
          que te conocí
              refugiado bajo un puente


                   que tía Elsa te deje
            mensajes en la contestadora
          que te visite Richard, el tullido

           
          y jamás te acostumbres
          a lo que no es tuyo


            que siempre estés
              escondido disfrazado
                      de la Memoria

               que tiembles al oír
          “su lujosa locución
              original de indomable” (A.V.)



             que esperes hostil hosco
                          de trato difícil a 
                 Rubén Stagliano, el bufarra


              que pensiones y deptos
                del Centro  me echen
                   que Lancelot me pague

           que un mulero me venda
             libros rancios pero que no
                           tengás revancha

            que analfas y porigueros
               te usen de avatar
                            
               que se caiga Internet
               no hoy mañana
                  que no se caiga

             que un francotirador
               te tenga en la mira
               desde el hotel Astral


            que gente como vos
                opresores totalitarios
             sientan la mera nostalgia 
 
             que Ánimo y Consuelo
                no alcancen para 
                 asistirte
                  que te mientan tus mujeres
                 y tus hijas se arrepientan

                   por trueque mental
                       o por distintos pactos
                  con los ángeles y
             
             que el estilo de la época
               y el lugar no se te revelen
                por yuta salchicha.

                           ...
               
                     cuando el quiosquero
                          contó el dinero
                             va a cerrar y yo no              
                                    la voy a terminar
                           maldito neoliberal.

  

2021

Podcast # 18: Federico Torres

Federico Torres nació en Berisso, pcia de Bs As, en 1984. Vive alternativamente entre Paraguay y Formosa, donde desarrolla sus actividades como tallerista y editor. Escribió «Cavernario» (Ñasaindy Cartonera 2013) y «Cacerías» (goles rosas 2016/canto rodado 2018).
………………………………………………………..
Canción de las mujeres costeras pertenece a «Cormorán», de Eileen Moore(inédito).(Traducción: Federico Torres.)

Balada del pescador de arenques pertenece a «Cormorán», de Eileen Moore(inédito).(Traducción: Federico Torres.)

Exploración pertenece a «Avenida y jardín» (inédito).

Jagua poha pertenece «Avenida y jardín» (inédito).