Podcast #1: María Florencia Rúa

En esta primera edición de podcast de La intemperie, nos acompaña María Florencia Rua (Buenos Aires, 1992).* Si acaso una revista de crítica surgida en este territorio requiera una justificación geográfica por el hecho de haber convocado en esta ocasión a una poeta que vive entre Buenos Aires y Santiago de Chile, bueno aquí va…

En la Cordillera de Los Andes los límites bordean las primitivas estancias sin atravesarlas. Hacia el secano se constituyen por el perímetro de las mismas, lo mismo pasa con los caminos y rutas. O sea que la división política de Mendoza (como cualquier división política) es directamente proporcional a la repartija de las tierras. Es más, en la Puel mapu, territorio preexistente a nuestro estado nacional/provincial, la cordillera representa una manera de entender la tierra visible que habita ancestralmente el pueblo nación mapuche, organizada a partir de los puntos cardinales pero sin dividirla.

El gobierno fascista de Piñera ha salido a la calle como si eso para nosotros significara nada, como si no tuviéramos recuerdos todavía sangrando. Para que el fascismo no llegue, debemos ser todos un solo pueblo, una sola América…, escribe el poeta Raúl Zurita. Lejos de romanticismos chauvinistas, apropiaciones culturales (que es extractivismo también) y épicas progresistas, entendemos, como Bakunin, que el Estado es un matadero, un inmenso cementerio; en él van a morir todas las aspiraciones del pueblo y todas las fuerzas vivas del país. No pactamos con eso y este es nuestro gesto poético.

Político.  

Dice Florencia a propósito de un fragmento de su libro La coma (Editorial Elefante,2019): hay una comparación de los héroes de la patria que aprendimos por obligación en el colegio con el héroe de la casa, de los que salen armados a defender símbolos con los padres que sacan escopetas para defender la propiedad privada. Bueno, deben haber otras analogías y lecturas que se me escapan en este momento, pero ahí hay una: en estos días la policía equipada y organizada, defensores de la patria, disparando a los ojos, asesinando, torturando, violando y, por otro lado, los mismos civiles saliendo a proteger sus intereses armados con bates, cuchillos y armas de fuego. Frente a eso, la desobediencia.

Les presentamos una especie de crónica en versos, urgente -en carne viva-a escasos kilómetros de nuestra Republica canalla y en la voz de alguien que no deja de abrir los ojos en señal de asombro por todas las formas de movilización espontánea y organizada del pueblo.

Porque frente a la necropolítica de Estado, nuestra venganza es sobrevivir.

Sobre la autora

María Florencia Rua (Buenos Aires,1992). Escribió y dirigió La noche quieta. Luces mal usadas, su primer poemario, fue publicado dentro de Celofán, antología de poetas jóvenes (La carretilla roja ediciones, 2018) y luego reeditada junto a La conducta del fantasma en España por Editorial Liliputienses. Escribió estos poemas en octubre desde Santiago de Chile, viviendo hace siete meses como migrante, en el contexto de las movilizaciones contra el Estado genocida de Piñera.